Defendio

Se defendió hasta el último momento

Durante la tarde del viernes 27, la maestra Eréndira Mireya Castillón Langarica ya no habría contestado llamadas ni mensajes por celular, deduciéndose que, posiblemente, ya