El uniforme es mi segunda piel: Samaria Virgen, softbolista nayarita

TAGS:

“Yo no lo veo el uniforme como un accesorio, sino como un sentido de pertenencia a un club, a tu tierra, a la ciudad que te ha abierto las puertas o a la firma deportiva que cree en ti. Cada nombre, color o símbolo de mi uniforme en turno, lo siento como mi segunda piel”, dice Samaria Virgen, originaria de Tuxpan, Nayarit, quien en estos momentos representa a Jalisco en la Olimpiada Nacional de Softbol.

Entrevistada este sábado 31, luego de la inauguración del evento nacional de softbol en Saltillo, Coahuila, donde la joven nayarita está portando el uniforme de Jalisco, estado donde estudia y del que forma parte de su selección, expresó: “Siento tristeza no poder portar una camiseta de mi estado, pero también alegría por sobresalir donde fui invitada”, dijo. 

A propósito de la polémica sobre los uniformes dejados en la basura  por las integrantes de la Selección de Softbol en Tokio, la softbolista nayarita, expresó: “Ellas juegan en Estados Unidos, en academias o escuelas profesionales de softbol y tienen un mejor nivel que las que lo practicamos y a la vez, estudiamos o trabajamos. Y supongo que antepusieron eso, para que fueran ellas, pero eso no significa que las mexicanas no podamos hacer buen papel, honrando nuestros colores”.

A nadie se le puede obligar a querer un país.

Continuó diciendo: “En México hay mucho talento en el deporte, pero se ocupa también dinero y a veces, ese factor permite que otros puedan foguearse, ir a torneos, comprar uniformes, pagar viajes y es común que decidan enviar representantes que cuentan con toda clase de recursos. Para una joven como yo, me es difícil ir a los entrenamientos o a los tryouts –audiciones o pruebas- en el extranjero. Y en el caso de las estadounidenses, a ellas les pagan todo y luego, las invitan a formar parte de una selección de un país que fue de sus padres o abuelos, pero no de ellas. No lo valoraron y la verdad que fue una vergüenza lo que hicieron, pero tampoco hay que mandarlas a la hoguera, son buenas en el deporte, sólo que no sienten a México y no se les puede obligar a querer donde no han nacido, donde no se han sacrificado para salir adelante. Ojalá que en nuestro país hubiera más apoyo al softbol y así podríamos ir a enfrentarnos a ellas al país que sí sienten”, eso sería una justa deportiva.    

La joven de Tuxpan, que ha sido respaldada por su familia, por quienes han sido sus coaches en Tuxpan y ahora por la familia Camacho en Guadalajara, concluye la entrevista diciendo: “Yo no tuve ninguna oportunidad de ir a Tokio, pues la selección está formada por mayores de 20 años y yo apenas tengo 18 años. Estoy trabajando por tener más nivel. Claro que me veo en la Selección Nacional de Softbol en un par de años y vistiendo con mucho orgullo el uniforme mexicano, con el mismo orgullo que en su momento he vestido el de Tuxpan, el de Nayarit, el de Guadalajara y el de Jalisco tanto en suelo mexicano como en el extranjero”, concluyó.