RADIO NAYARIT EN VIVO

Daniel Maldonado en la UAN; Otro caso de nepotismo

 
El gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro Quintero, ha alzado su voz para denunciar lo que él considera un flagrante caso de nepotismo en la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN). Y es que, según sus declaraciones en conferencia de prensa, el esposo de la rectora, Daniel Maldonado Félix, trabaja en la universidad en un “puesto de confianza”, lo que, a su juicio, representa un claro ejemplo de nepotismo.
 
Navarro señaló que, aunque el Consejo de la UAN haya avalado la presencia de Maldonado en la institución, para él es indiscutible que se trata de nepotismo. Además, el gobernador sugirió que aquellos que aspiren a ocupar cargos en la universidad dentro de su círculo familiar deberían hacerlo de manera gratuita, dejando de lado cualquier compensación económica, ya que, según él, “la satisfacción del pueblo” debería ser suficiente.
 
Resulta interesante notar que Daniel Maldonado Félix, quien es esposo de la rectora Norma Galván Meza, tiene un pasado como dirigente estudiantil y ex director de la Unidad Académica Salud Integral de la UAN. También fue señalado junto a otros dirigentes estudiantiles, como Ángel Aldrete y Aarón Verduzco, por haber pedido prestado dinero a la universidad en 2018, una suma considerable de 905 mil 230 pesos, que nunca fue regresada, pues se les condonó la deuda.
 
Es evidente que Maldonado cuenta con una trayectoria en la UAN, pero la cuestión que se plantea ahora es si su presencia en la institución obedece únicamente a sus méritos y capacidades, o si existe alguna otra influencia en su empleo. Por supuesto, la ironía del título se basa en la supuesta “meritocracia” que se destaca en este caso, donde el nepotismo parece estar presente, poniendo en entredicho los principios de igualdad de oportunidades y transparencia que deberían prevalecer en una institución educativa.
 
En cualquier caso, es responsabilidad de las autoridades y de la comunidad universitaria de la UAN asegurar que los empleos y cargos dentro de la institución sean otorgados por mérito y competencia, y no por relaciones familiares o políticas. La transparencia y la rendición de cuentas son fundamentales para mantener la integridad de cualquier entidad, especialmente en el ámbito educativo. La sociedad nayarita merece una universidad que esté a la altura de sus valores y principios, y que trabaje en pro de una educación de calidad y equitativa para todos.