RADIO NAYARIT EN VIVO

Omar Fayad renuncia al PRI

Después de meses de especulación y conflictos públicos con el actual líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Alito Moreno Cárdenas, el exgobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, ha decidido renunciar a su militancia en el partido.

En una carta dirigida al Comité Directivo Estatal del PRI, Fayad Meneses destacó que ha dedicado más de 40 años de su vida al servicio de las causas priistas, siempre respetando las reglas del partido. Reconoció al PRI por brindarle las mejores oportunidades y expresó su gratitud a la militancia y al apoyo popular que ha recibido a lo largo de su trayectoria.

Sin embargo, el exgobernador lanzó críticas directas a la actual dirigencia nacional del partido, señalando que las condiciones actuales son diferentes a las del pasado. Mencionó que en el pasado, el PRI buscaba dar cabida a todas las voces internas y respetaba los derechos de sus miembros para expresar opiniones divergentes. Lamentablemente, considera que las posibilidades de participación política se han visto limitadas dentro del partido, especialmente para aquellos que tienen posturas críticas y constructivas.

Debido a estas circunstancias, Fayad Meneses decidió poner fin a su etapa en el PRI y buscar un nuevo rumbo político. Expresó que en el partido ya no se garantiza un espacio para aquellos que desean sumar desde una perspectiva independiente. Aunque destacó su orgullo y satisfacción por los resultados obtenidos durante su tiempo en el PRI, y agradeció a la militancia que lo apoyó a lo largo de los años.

Tras la divulgación de la carta, el exgobernador sostuvo una reunión con la periodista Azucena Uresti, donde confirmó su decisión de abandonar el PRI. También reveló que otros partidos políticos se acercaron para ofrecerle unirse a sus filas, pero hizo hincapié en su lealtad hacia el tricolor.

Con esta decisión, Omar Fayad Meneses pone fin a una larga etapa dentro del PRI y abre la puerta a nuevas oportunidades políticas. Su renuncia destaca las tensiones internas y los desafíos que enfrenta actualmente el partido, al mismo tiempo que resalta la necesidad de un espacio más inclusivo y receptivo a la diversidad de opiniones dentro de la política.