Así fue la última batalla de La Voz México

Todo está definido en La Voz México: la noche de este domingo los coaches enfrentaron su último programa de batallas para definir sus mejores cartas para la semifinal, aunque no hubo tantas sorpresas en las decisiones.

La música de la Banda MS fue la elegida por Natalia Jiménez para enfrentar a Rosa Michell y Hugo Coronel quienes interpretaron No me pidas perdón, con tan buena química que los coaches como Anitta y Maluma les dijeron que esperaban un beso al final. Natalia se decantó por Rosa y su contrincante no tuvo suerte de ser “robado” por alguien más.

Maverick López y Diana Campos fueron los siguientes en subir al campo de batalla: Just The way you are de Bruno Mars fue el tema elegido por Anitta pero en una versión inglés y español.

“Este es el ejemplo de cómo hacer las figuras y todo eso, se ve que lo ensayaron y no vinieron a improvisar. Yo me iría con Maverick”, dijo Maluma, opinión que compartió Carlos Rivera.

Diana fue la elegida por Anitta, por haber cantando de corazón y sin preocupación según palabras de la coach.

Siguió el turno para el equipo de Maluma, con Lilian El Jeitani y Nacho Pérez, que interpretaron Girls like you de Maroon 5.

“Es una canción que muestra todas las facetas de un artista desde el principio al final. Lilian es un ejemplo que no importa que digan, se va detrás de un sueño, pero esta es una competición… siento mucho más fuerte a Nacho”, expresó Maluma, después de desearle buena suerte a Lilian.

El momento romántico la pusieron Carlos Rivera y Tommy Torres, que en una versión acústica interpretaron Si yo me muero.

Luis Ochoa y Ale Ramírez fueron los protagonistas de una fuerte batalla, que tuvo el ritmo de La Trakalosa con la canción Broche de oro; aunque ella se sentía en desventaja por no ser su género y sí el de Luis, prometió ser una buena competidora. Ale cumplió su promesa y resultó la ganadora de este enfrentamiento, pero Natalia “robó” con entusiasmo a Luis.

Smooth de Carlos Santana fue el desafío de la coach española para Adelaide Pilar y Cindy Coleoni. “La canción es perfecta, pero Cindy eres guapísima y me quedaría contigo”, expresó Carlos Rivera, pero la decisión estaba en otras manos, que por fortuna tuvieron la misma opinión.

La paisana de Anitta, Luanna Silva y André Eliz pusieron el ritmo a la noche con Despacito, y aunque hicieron su mejor esfuerzo no convencieron ni a Natalia ni a Carlos Rivera, quienes no disimularon su desencanto, pero Anitta se decantó por Luanna por un detalle: la afinación.

Al venezolano Jesús de la Rosa no le tocó una batalla sencilla, ya que enfrentó a la ganadora de La Voz Estados Unidos, Paola Guanche, ambos integrantes del equipo Maluma. Havana fue toda una prueba para ambos, pero después de su excelente desempeño, por iniciativa de Lele Pons, los coaches subieron a bailar la canción.

“Jesús estoy enamorada de ti”, expresó Anitta, adelantando sin querer lo que vendría, el robo de Jesús cuando éste quedó libre al ser elegida Paola por Maluma.

Desde el ensayo Aneeka tuvo dificultades para cantar el tema No me ames, caso contrario con Rolando Lesmo que desde un principio se sintió cómodo.

“Me van a perdonar porque creo que ninguno de mis compañeros han dicho esto, no me gustó, Aneeka creo que hay algo que te pasa a ti y que yo viví, cuando no sabía para donde iba en mi carrera, eso te da inseguridad. Tus posibilidades son inmensas y quisiste mostrar todas las figuras que podías hacer y creo te salió mal”, declaró Carlos Rivera, coincidiendo con la crítica de Natalia Jiménez; aún así se quedó con Aneeka.

Con su grupo de semifinalistas completo, los cuatro coaches están listos para enfrentarse ahora sí, con los equipos contrarios a partir de la siguiente semana.

TAGS