Gobierno iba a aportar 30% del costo total de Texcoco

El gobierno federal tenía previsto participar con 30% del costo total del proyecto del Aeropuerto de Texcoco, vía el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Con la nueva actualización que se hizo del costo de la obra, que pasó de 195 mil millones de pesos a 256 mil 854 millones 738 mil 995 pesos hasta 2020, al menos 30% se iba a financiar con recursos públicos.

Dicho costo contemplaba el periodo comprendido de 2014, año en que se anunció el proyecto a 2020, de acuerdo con información de la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De 2014 a la fecha, más de 100 mil millones de pesos provenientes de recursos públicos se habían destinado al proyecto del aeropuerto.

Sin embargo, los recursos públicos destinados sólo se consignan en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2018.

En las erogaciones plurianuales para proyectos de infraestructura, los diputados aprobaron en el rubro de infraestructura aeroportuaria un monto de 8 mil 681 millones de pesos para la terminal aérea.

En años anteriores no aparece en el PEF algún monto aprobado relacionado o específicamente para el aeropuerto de Texcoco.

Al parecer los recursos públicos estuvieron dispersados en diferentes rubros y sectores de la Secretaríade Comunicaciones y Transportes y de Banobras.

Se estima que para el proyecto de presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) de 2019, que se deberá entregar al Congreso el 15 de diciembre, se tendría que contemplar una partida para el pago de la cancelación de los contratos de las obras concesionadas, por 100 mil millones de pesos, justo cuando el gobierno federal se encuentra en un proceso de consolidación fiscal.

Significa que si se quiere mantener un superávit fiscal de 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, no endeudarse más para pagar intereses de la deuda pública, implicaría recursos cercanos a los 200 mil millones de pesos.

Los recursos Dado que se empezó a hablar y a analizar la posibilidad de contar con una obra de esta envergadura desde antes, en 2013 el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México solicitó al Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) un apoyo no recuperable por 250 millones de pesos para financiar diversos estudios de preinversión.

Lo anterior, con el fin de evaluar la alternativa para atender la demanda de transporte aéreo de la zona metropolitana y del Valle de México.

Por su parte, Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) comenzó la contratación, administración y supervisión de 15 estudios de preinversión y una asesoría para el diseño y construcción de la infraestructura aeroportuaria en dicha zona.

Para ello también se usaron recursos del Fonadin por más de 4 mil millones de pesos para pagar 100% de los 30 estudios para el análisis de la solución de la demanda de transporte aéreo.

Ante la ausencia de un consejo fiscal en México, hasta ahora no se tiene ningún estudio sobre el impacto que tendría en las finanzas públicas seguir financiando con recursos públicos el proyecto del aeropuerto de Texcoco o su cancelación.

Ni tampoco el seguimiento de la inversión de los recursos públicos en la terminal aérea.

En agosto pasado, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados reportaba en un estudio sobre la Evolución del Gasto del Ramo 09 “Comunicaciones y Transportes” 2012-2017, que los proyectos de infraestructura emblemáticos del sexenio: el Tren México Toluca y el Aeropuerto de Texcoco reportan escasos avances físicos, de 66.3% y 27.3%, respectivamente.

Había ponderado que se les estaba dando más apoyo que otros proyectos de infraestructura carretera, pues tan sólo en 2017 sus erogaciones en conjunto ascendieron a 34 mil 718.3 millones de pesos, con lo que absorbieron 35.2% del total de los recursos de la Función Transporte.

TAGS